Aceite Alimentario

Ver más

El Aceite Alimentario es rico en vitamina E, o tocoferol, una vitamina liposoluble que sirve como potente antioxidante para reducir los efectos dañinos de los radicales libres.

También se incluye a veces en champús o acondicionadores.

El Aceite Alimentario es un ingrediente popular en los productos de belleza naturales. Este aceite suave y calmante es beneficioso tanto para la piel como para el cabello.

Un ensayo clínico aleatorio realizado en 418 personas sanas ha confirmado recientemente los efectos protectores del Aceite Alimentario.

El Aceite Alimentario parece especialmente beneficioso cuando se combina con aceite de pescado, una fuente de ácidos grasos omega-3 antiinflamatorios.

Las prácticas de aseo diario, como el lavado, el cepillado y el peinado, pueden dañar el cabello y dejarlo con un aspecto encrespado, roto y seco.

Esta puede ser también la razón de su capacidad para tratar el acné y las cicatrices del acné. Estas propiedades de curación de heridas podrían estar relacionadas con la concentración de vitamina E natural del Aceite Alimentario.

La vitamina E ha sido recomendada durante mucho tiempo por los profesionales de la salud para ayudar con las cicatrices. Todavía se está investigando si funciona y, en caso afirmativo, en qué medida.

El Aceite Alimentario también está disponible y puede diluirse con un aceite portador y aplicarse de forma tópica. Tenga en cuenta que no debe ingerirse ningún aceite esencial.

Las enfermedades hepáticas son cada vez más frecuentes, sobre todo la enfermedad del hígado graso no alcohólico, en la que la grasa se acumula en el hígado.

Tenga en cuenta que el Aceite Alimentario no debe utilizarse para cocinar, ya que no tiene un punto de humo alto y puede formar compuestos nocivos cuando se expone a un calor elevado.

Al igual que con cualquier aceite esencial, asegúrese de utilizar el Aceite Alimentario de forma segura. Consulte siempre a su médico si tiene alguna duda o preocupación antes de utilizar el Aceite Alimentario.

Las mitocondrias, los órganos celulares que producen energía, son las principales fuentes de ROS.

Sin embargo, es controvertido complementar con antioxidantes, como los tocotrienoles, durante la quimioterapia. Esto se debe a que las investigaciones son contradictorias en cuanto a si hacerlo potencia o perjudica el tratamiento.