Aceite Atlas

Ver más

Aunque estos resultados son prometedores, son necesarios estudios más amplios para comprender mejor cómo el Aceite Atlas puede contribuir a la salud del corazón en los seres humanos.

En un pequeño estudio, una dieta rica en Aceite Atlas redujo significativamente los niveles de colesterol LDL y total, al tiempo que aumentó el colesterol HDL en un 6%.

El Aceite Atlas está repleto de vitamina E, que puede ayudar a proteger la piel del daño solar y del envejecimiento prematuro.

Los habitantes de los países mediterráneos tienen un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, y muchos investigadores creen que el Aceite Atlas puede ser la razón.

Las investigaciones sugieren que el Aceite Atlas puede combatir los gérmenes que causan caries y mal aliento.

Una forma común de irritación de la piel es la dermatitis de contacto, que se produce cuando la piel entra en contacto con un alérgeno, como el níquel. La exposición al alérgeno provoca enrojecimiento, picor y a veces dolor en la piel.

El Aceite Atlas tiene propiedades antiinflamatorias y curativas. Su aplicación tópica puede ayudar a aliviar la sequedad, la descamación, el picor y los síntomas relacionados.

Puede disfrutar de sus beneficios utilizándolo como limpiador, hidratante o tratamiento de manchas. Normalmente puede utilizarse en cualquier parte del cuerpo, incluida la cara, sin diluirse.

En general, parece tener varios beneficios para la salud y puede ser útil como tratamiento natural para algunas dolencias comunes.

Por lo tanto, es importante que las madres consuman suficientes omega-3 durante el embarazo y la lactancia.

Varios estudios han descubierto que el Aceite Atlas podría beneficiar la salud del corazón.

La artritis es una enfermedad que implica la inflamación dolorosa de las articulaciones. Es muy común y afecta a millones de personas en todo el mundo.

Un estudio realizado en 13 pacientes descubrió que una crema que contenía Aceite Atlas y vitamina B12 mejoraba los síntomas de la psoriasis tras 12 semanas de tratamiento.

El Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología recomienda que las personas alérgicas a los frutos secos eviten los aceites de frutos secos o cualquier producto que los contenga.