Aceite Bebe Cabello

Ver más

En un estudio sobre el riesgo de enfermedades cardíacas en 40 personas sanas, los que consumieron 15 gramos de Aceite Bebe Cabello al día durante 30 días experimentaron una reducción del 16% y del 20% en los niveles de LDL "malo" y de triglicéridos, respectivamente.

Este proceso de bajo calor ayuda a que el Aceite Bebe Cabello conserve gran parte de su contenido en nutrientes, lo que hace que el Aceite Bebe Cabello sin refinar sea una mejor opción para usos culinarios.

Aunque los radicales libres son necesarios para la salud, pueden causar daños si su número aumenta demasiado en el organismo.

Un estudio realizado en ratones demostró que una sustancia presente en el Aceite Bebe Cabello puede ayudar a eliminar estas placas.

El Aceite Bebe Cabello ha sido utilizado como medicina tradicional por los aborígenes durante siglos. Estos nativos australianos machacan las hojas de este producto para extraer el aceite, que luego se inhala para tratar la tos y los resfriados o se aplica directamente sobre la piel para curar.

Curiosamente, el cabello es más vulnerable a los daños cuando está mojado. Esto se debe a los sutiles cambios estructurales que se producen cuando absorbe el agua.

Los niveles de colágeno disminuyen a medida que se envejece. Esto es parte de la razón por la que tu estructura facial cambia a medida que envejeces. Al menos un estudio relaciona los antioxidantes aplicados a la piel con la mejora de la síntesis de colágeno.

Dado que el Aceite Bebe Cabello es hipoalergénico, generalmente se considera seguro para su aplicación tópica.

Algunos estudios han indicado que el carvacrol, uno de los compuestos del Aceite Bebe Cabello, puede tener propiedades para combatir el cáncer.

Sin embargo, los estudios sobre suplementos de Aceite Bebe Cabello en adultos mayores no han aportado pruebas claras de que puedan ralentizar el deterioro de la función cerebral.

Además, numerosos estudios han demostrado que los ácidos grasos omega-3 mejoran la salud del corazón, con beneficios como la reducción de la inflamación y la disminución de la presión arterial.

En 2012, los investigadores estudiaron el efecto del Aceite Bebe Cabello en la erosión dental de los dientes por las bebidas ácidas, como el zumo de manzana. La erosión dental de los dientes puede provocar caries.

Esta enfermedad inflamatoria puede presentar síntomas como el enrojecimiento y el sangrado de las encías, el mal aliento y la descomposición del hueso y el tejido que rodea los dientes.

Los estudios realizados en humanos también señalan que este aceite reduce el colesterol LDL (malo).