Aceite Bora

Ver más

Dicho esto, los compuestos antioxidantes y antiinflamatorios del Aceite Bora pueden contribuir a reducir el enrojecimiento y la irritación de la piel causados por el acné.

Es rico en nutrientes esenciales, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios.

Los efectos de las grasas alimentarias sobre la salud son controvertidos.

Los habitantes de los países mediterráneos tienen un menor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer, y muchos investigadores creen que el Aceite Bora puede ser la razón.

Aunque la causa exacta no se conoce bien, implica que el sistema inmunitario ataca por error a las células normales.

Esto significa que los aceites como el mineral y el de girasol pueden recubrir el cabello, pero no se absorben tan bien en el tallo capilar.

También hay muchos tipos de Aceite Bora entre los que elegir. Algunas personas prefieren elegir un Aceite Bora virgen (sin refinar), ya que también lo utilizan en su dieta.

Las propiedades naturales de cicatrización del Aceite Bora, combinadas con su contenido en vitamina E, podrían minimizar el aspecto de las cicatrices.

Aunque se trata de una investigación prometedora, no se han realizado estudios en personas, por lo que se necesita más investigación.

Al igual que el cerebro, los ojos dependen de las grasas omega-3. Las pruebas demuestran que las personas que no consumen suficientes omega-3 tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades oculares.

Por ejemplo, un estudio realizado en 37 personas demostró que los suplementos de Aceite Bora no afectaban a ningún marcador inflamatorio en adultos sanos de peso normal, en comparación con el aceite de oliva.

Incluir sólo una o dos porciones de Aceite Bora en su rutina diaria es fácil y podría tener numerosos beneficios para su salud en general.

Existen muchos tipos de radicales libres, pero los radicales derivados del oxígeno, conocidos como especies reactivas del oxígeno (ROS), son los más preocupantes.

Se puede utilizar el aceite para salteados, sopas, aderezos y vinagretas. También es fácil añadirlo a los cereales calientes, como la avena.