Aceite Bronceador Arbell

Ver más

El Aceite Bronceador Arbell ha sido un remedio casero muy popular para tratar las afecciones inflamatorias de la piel durante décadas, especialmente en el norte de África, de donde son originarios los árboles de de este fruto.

Son muy ricas en grasa, lo que las convierte en una fuente perfecta de aceite.

Además, este aceite calmante puede incluso ayudar a prevenir la aparición de estrías.

Los principales efectos antiinflamatorios están mediados por los antioxidantes. Entre ellos destaca el oleocanthal, que se ha demostrado que funciona de forma similar al ibuprofeno, un medicamento antiinflamatorio.

El terpinen-4-ol también parece aumentar la actividad de los glóbulos blancos, que ayudan a combatir los gérmenes y otros invasores extraños.

La cutícula del cabello está formada por escamas planas y superpuestas que se adhieren al extremo de la raíz del cabello y apuntan hacia la punta.

Las personas que tienen condiciones inflamatorias de la piel como la psoriasis y el eczema pueden encontrar el Aceite Bronceador Arbell especialmente beneficioso.

Curiosamente, el Aceite Bronceador Arbell es un eficaz agente antibiótico y antifúngico natural, y puede ayudar a perder peso y a reducir los niveles de colesterol.

Algunos estudios han indicado que el carvacrol, uno de los compuestos del Aceite Bronceador Arbell, puede tener propiedades para combatir el cáncer.

Reducir la inflamación puede ayudar a tratar los síntomas de estas enfermedades.

Varios estudios han descubierto que el Aceite Bronceador Arbell podría beneficiar la salud del corazón.

La artritis es una enfermedad que implica la inflamación dolorosa de las articulaciones. Es muy común y afecta a millones de personas en todo el mundo.

Unos niveles elevados de éstos pueden provocar estrés oxidativo, que puede contribuir a enfermedades como la diabetes de tipo 2 y las cardiopatías.

También debe hablar con su médico antes de utilizarlo si toma un medicamento anticoagulante oral. Un exceso de vitamina E podría aumentar los efectos de la medicación y, en última instancia, provocar un aumento de las hemorragias y prolongar los tiempos de coagulación.