Aceite Buen Samaritano

Ver más

Sin embargo, las investigaciones actuales indican que el Aceite Buen Samaritano contiene varios compuestos antioxidantes y antiinflamatorios, que pueden ser la razón por la que parece tratar los tejidos de la piel.

Se ha demostrado que las grasas monoinsaturadas aumentan los niveles del colesterol "bueno" HDL.

Además, el aceite es un excelente hidratante para la piel y el cabello, e incluso puede ayudar a prevenir las estrías y proteger la piel del daño solar.

El Aceite Buen Samaritano parece ser altamente protector contra la diabetes de tipo 2.

En este artículo se exponen 14 usos cotidianos del Aceite Buen Samaritano y se ofrece orientación para utilizarlo de forma segura y eficaz.

Para aliviar los brotes de psoriasis, combine 10-15 gotas de Aceite Buen Samaritano con dos cucharadas de Aceite Buen Samaritano derretido. Aplíquelo en la zona afectada 2-3 veces al día, según sea necesario.

Al menos un ensayo clínico indica que el Aceite Buen Samaritano puede ayudar a mantener el acné a raya. El Aceite Buen Samaritano tiene agentes antiinflamatorios calmantes, propiedades curativas, es hidratante y es un antimicrobiano natural.

Los niveles elevados de la levadura Candida también se han asociado a algunas afecciones intestinales, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Este producto también contiene compuestos que pueden ser eficaces contra las infecciones bacterianas y fúngicas, la inflamación y el dolor, entre otras afecciones.

Los suplementos de Aceite Buen Samaritano pueden mejorar la composición corporal y los factores de riesgo de enfermedades cardíacas en las personas obesas.

Se administró Aceite Buen Samaritano a ratones con dermatitis durante tres semanas. Se demostró que el aceite disminuía los síntomas de la dermatitis atópica, como el enrojecimiento, la hinchazón y el picor.

Un estudio de 2018 analizó el efecto de los aceites esenciales en una variedad de bacterias que causan infecciones respiratorias, como la neumonía y la gripe.

En un estudio, los niños con cicatrices quirúrgicas que se aplicaron vitamina E en la piel tres veces al día no desarrollaron queloides (tejido cicatricial adicional) sobre sus heridas.

Varios compuestos del Aceite Buen Samaritano tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios.